PREGUNTAS FRECUENTES (FAQ)

¿Cómo consigue un hombre una erección?

En la erección, el pene representa un solo componente de una cascada muy compleja de acontecimientos que involucra el sistema nervioso central, el sistema nervioso periférico, hormonas, factores psicológicos y relacionados con el estrés, problemas locales, así como con el flujo sanguíneo o la circulación.

Las erecciones se producen en respuesta al tacto, al olfato y los estímulos visuales que activan vías cerebrales complejas. La información viaja desde el cerebro hasta los centros nerviosos en la base de la columna vertebral, donde las fibras nerviosas primarias se conectan al pene y regulan el flujo sanguíneo durante la erección y después de ella.

La estimulación sexual causa la liberación de sustancias químicas de las terminaciones nerviosas en el pene que desencadenan una serie de eventos que en última instancia causan relajación muscular en los cuerpos cavernosos provocando la erección del pene.  El músculo liso en los cuerpos cavernosos controla el flujo de la sangre en el pene y cuando el músculo liso se relaja el flujo sanguíneo aumenta causando que los cuerpos cavernosos se llenen y se pongan rígidos, lo que resulta en la erección. Los canales venosos que normalmente drenan la sangre se comprimen y se cierran a medida que los cuerpos cavernosos se agrandan. Cuando los productos químicos relajantes musculares ya no son liberados el tejido muscular liso de los cuerpos cavernosos en el pene recuperan el tono muscular, lo que permite que los canales de drenaje de la sangre se abran. A medida que la sangre extra se drena desde los cuerpos cavernosos, la erección pierde rigidez y el pene vuelve a su estado flácido original.

La disfunción eréctil ocurre cuando este proceso no progresa normalmente. 

La excitación y las erecciones son actividades físicas y mentales, por lo que es importante recordar que la pareja sexual desempeña un papel integral. El manejo eficaz de los problemas de erección y de la disfunción eréctil suele ser más exitoso si la pareja sexual participa en la evaluación y el tratamiento.

¿Qué es la disfunción eréctil?

La disfunción eréctil es la incapacidad persistente o recurrente para lograr o mantener una erección lo suficientemente buena como para completar satisfactoriamente su actividad sexual elegida, ya sea la masturbación, el sexo oral o el coito vaginal o anal.

La mayoría de los hombres experimentará un problema de erección al menos una vez. Esto podría ser debido al estrés, agotamiento, demasiado consumo de alcohol o simplemente no desear tener sexo. Esta incapacidad ocasional para lograr una erección satisfactoria no suele constituir un problema.

La disfunción eréctil persistente, también llamada impotencia masculina, afecta a más de la mitad de los hombres de 40 a 70 años, y no es en sí misma una enfermedad sino una incapacidad para lograr y mantener una erección suficiente para una relación sexual mutuamente satisfactoria con su pareja.

Se estima que la disfunción eréctil persistente afecta aproximadamente al 10% de los hombres en cualquier momento. Aunque la edad en sí misma no es una causa de disfunción eréctil, el riesgo aumenta a medida que envejece.

¿Qué debe contestarse antes de hablar de disfunción eréctil?

El primer paso en el manejo de la disfunción eréctil es tomar en consideración su historia sexual, médica y psicosocial completa.

Hay que preguntarse si tiene dificultad para obtener una erección, si la erección es adecuada para la penetración, si la erección puede mantenerse hasta que la compañera haya alcanzado el orgasmo, si se produce la eyaculación y si ambos tienen satisfacción sexual. Verifique todos los medicamentos que ha tomado durante el año pasado, incluyendo todas las vitaminas y otros complementos dietéticos. Recuerde su consumo de tabaco, consumo de alcohol y de cafeína, así como cualquier uso de drogas ilícitas. Busque indicios de depresión. Pregúntese acerca de la libido (deseo sexual), problemas y tensión en su relación sexual, insomnio, letargo, malhumor, nerviosismo, ansiedad y estrés inusual en el trabajo o en casa. Pregúntese acerca de su relación con su pareja sexual y si sabe que está buscando ayuda para este problema y si lo aprueba porque cree que es importante para usted porque así podrá participar con usted en el proceso. Piense si tiene trastornos como diabetes, hipertensión arterial, enfermedad vascular, placas penianas (tejido cicatricial o protuberancias firmes bajo la piel del pene), problemas testiculares, baja producción de hormonas masculinas, lesión o enfermedad a los nervios del pene y diversos trastornos de la próstata.

Sólo usted podrá darse respuestas sinceras a estas preguntas para que pueda tomar las medidas más adecuadas a su problema. Piense siempre que usted puede lograr una erección satisfactoria y una salud sexual óptima.

Seguidamente conteste a este cuestionario sobre el  ÍNDICE INTERNACIONAL DE FUNCIÓN ERECTIL que se trata de un cuestionario auto-administrado, que consta de 5 ítems con 5 opciones de respuesta cada una.

Instrucciones: Por favor, marque con una X la respuesta que mejor describa su situación durante los últimos 6 meses. Es preciso hacer dos aclaraciones:

  • El acto sexual se define como la penetración de la pareja.
  • La estimulación sexual incluye situaciones como juegos amorosos con una pareja o mirar fotos eróticas, etc.
  1. ¿Cómo clasificaría su confianza para conseguir y mantener una erección?
    1. Muy baja
    2. Baja
    3. Moderada
    4. Alta
    5. Muy alta
  2. Cuando tuvo erecciones con la estimulación sexual, ¿Con qué frecuencia sus erecciones fueron suficientemente rígidas para la penetración?
    1. Nunca / Casi nunca
    2. Pocas veces (Menos de la mitad de las veces)
    3. A veces (Aproximadamente la mitad de las veces)
    4. La mayoría de las veces (Mucho más de la mitad de las veces)
    5. Casi siempre / Siempre
  3. Durante el acto sexual, ¿Con qué frecuencia fue capaz de mantener la erección después de haber penetrado a su pareja?
    1. Nunca / Casi nunca
    2. Pocas veces (Menos de la mitad de las veces)
    3. A veces (Aproximadamente la mitad de las veces)
    4. La mayoría de las veces (Mucho más de la mitad de las veces)
    5. Casi siempre / Siempre
  4. Durante el acto sexual, ¿Qué grado de dificultad tuvo para mantener la erección hasta el final del acto sexual?
    1. Extremadamente difícil
    2. Muy difícil
    3. Difícil
    4. Ligeramente difícil
    5. No difícil
  5. Cuando intentó el acto sexual, ¿Con qué frecuencia fue satisfactorio para usted?
    1. Nunca / Casi nunca
    2. Pocas veces (Menos de la mitad de las veces)
    3. A veces (Aproximadamente la mitad de las veces)
    4. La mayoría de las veces (Mucho más de la mitad de las veces)
    5. Casi siempre / Siempre

Cómo puntuar?. Cada respuesta se puntúa:

  1. a: 1 punto.
  2. b: 2 puntos.
  3. c: 3 puntos.
  4. d: 4 puntos.
  5. e: 5 puntos.

El rango de puntuación oscila entre 5 y 25 puntos, considerando el punto de corte óptimo en 21. La Disfunción eréctil se puede clasificar en cinco categorías: Severa (puntuación 5-7), Moderada (8-11), De media a moderada (12-16), Media (17-21), y no sufre disfunción eréctil (22-25).

¿Impotencia es lo mismo que disfunción eréctil?

Sí, ambos términos significan lo mismo. Los problemas de erección generalmente producen una reacción psicológica y emocional significativa en la mayoría de los hombres. Esto se describe a menudo como un patrón de ansiedad y estrés que puede interferir aún más con la función sexual normal. Esta "ansiedad del funcionamiento" necesita ser reconocida y dirigida.

¿Impotencia es lo mismo que eyaculación precoz?

No. La eyaculación precoz a menudo se confunde con la disfunción eréctil. La eyaculación precoz es una condición en la que todo el proceso de excitación, erección, eyaculación y clímax se producen muy rápidamente, a menudo en sólo unos minutos o incluso segundos, dejando tanto a la pareja sexual como a quien experimenta la eyaculación precoz insatisfechos. La eyaculación precoz puede acompañar a un problema de erección como la disfunción eréctil, pero generalmente se trata de manera diferente.

¿Cuáles son las causas de disfunción eréctil?

Hay dos tipos principales de disfunción eréctil: física y psicológica. La mayoría de los médicos están de acuerdo en que la mayoría de los casos son físicos, pero también está claro que muchos hombres con disfunción eréctil también, rápidamente, comienzan a sentirse ansiosos, estresados ​​o deprimidos. Estos sentimientos pueden fácilmente empeorar los síntomas de disfunción eréctil.

Las principales causas físicas son:

  1. Diabetes. Hasta el 25% de todos los hombres diabéticos de 30 a 34 años se ven afectados por la disfunción eréctil, al igual que el 75% de los hombres diabéticos de 60 a 64 años.
  2. Flujo sanguíneo inadecuado al pene debido a aterosclerosis arterial. Esto provoca alrededor del 40% de los casos de disfunción eréctil en hombres mayores de 50 años. Fumar cigarrillos, está implicado en hasta el 80% de los casos de disfunción eréctil pues reduce el diámetro de los vasos sanguíneos y es una causa importante de daño a las arterias que conducen al pene. Una causa poco conocida de daño a los vasos sanguíneos clave es el ciclismo.
  3. El alcohol puede dañar los nervios que conducen al pene, reducir los niveles de testosterona y aumentar los niveles de la hormona femenina estrógeno.
  4. Los efectos secundarios de los fármacos prescritos, en particular los utilizados para tratar la presión arterial alta, enfermedades del corazón, depresión, úlceras pépticas y cáncer. Hasta el 25% de los casos de disfunción eréctil pueden ser causados ​​por medicamentos tomados para tratar otras enfermedades.
  5. Lesión de la médula espinal. Casi un cuarto de los hombres con lesión de la columna vertebral se ven afectados por la disfunción eréctil.
  6. Cirugía de la glándula prostática (u otra cirugía de la pelvis). El riesgo de disfunción eréctil depende del tipo de cirugía, pero hasta el 30% de los hombres que tienen una prostatectomía radical (la eliminación completa de la glándula afectada por el cáncer) experimentará disfunción eréctil.

Las principales causas psicológicas de la disfunción eréctil son:

  1. Conflictos de relación.
  2. Estrés y ansiedad.
  3. Depresión (90% de los hombres afectados por depresión también tienen disfunción eréctil completa o moderada).
  4. Orientación sexual no resuelta.
  5. Aburrimiento sexual.

Una manera sencilla de averiguar si su disfunción eréctil tiene una causa física es ver si hay alguna circunstancia en la cual usted obtiene una erección. Si usted puede tener una al masturbarse pero no con un compañero, despertar con una erección, o tener erecciones durante la noche, entonces hay una buena probabilidad de que su disfunción eréctil tenga causas psicológicas.

¿Qué fármacos pueden causar dificultades de erección?

Muchos medicamentos y drogas recreativas pueden afectar la excitación sexual y el rendimiento sexual del hombre si bien lo que causa impotencia en un hombre puede no afectar a otro.

Siempre debe hablar con su médico si cree que un medicamento está teniendo un efecto negativo en su rendimiento sexual y nunca deje de tomar ningún medicamento sin hablar primero con él.

La siguiente es una lista de algunos medicamentos que pueden causar impotencia en los hombres aunque puede haber medicamentos adicionales a los mencionados en esta lista que pueden causar dificultades de erección.

Principio Activo

Nombres Comerciales

Amitriptilina

Deprelio, Nobritol, Tryptizol

Atenolol

Blokium, Kalten, Neatenol, Tenoretic, Tenormin

Atropina

Spascupreel

Biperideno

Akineton

Bromocriptina

Parlodel

Bumetanida

Fordiuran

Busulfano

Busildex

Captopril

Capoten, Dilabra, Ecadiu, Ecazide

Ciclobenzaprina

Yurelax

Ciclofosfamida

Genoxal

Cimetidina

Ranitidina

Ciproterona

Androcur, Climen, Diane, Gyneplen

Clomipramina

Anafranil

Clonidina

Catapresan

Clorazepato

Tranxilium

Clordiazepóxido

Huberplex

Clorpromazina

Largactil

Clortalidona

Aldoleo, Blokium DIU, Higrotona, Tenoretic

Codeína

Algidol, Analgilasa, Astefor, Bisoltus, Codeisan, Coxumadol, …

Diazepam

Aneurol, Ansium, Stesolid, Tepazepan, Tropargal, Valium

Difenhidramina

Bilsolvon, Dolomidina, Neosayomol, Paidoterin, Soñodor

Digoxina

Lanacordin

Dimenhidrinato

Arletervan, Biodramina, Cinfamar, Normostop, Saldeva, Salvarina

Disopiramida

Dicorynan

Doxepina

Sinequan

Enalapril

Acediur, Acetensil, Baripril, Bitensil DIU, Corenitec, Coripren, …

Espironolactona

Aldactacine, Aldactone, Aldoleo

Fenitoína

Sinergina

Fentanilo

Abfentiq, Abstral, Actiq, Avaric, Breakyl, Doloxital, Durfenta, …

Fentolamina

Oraverse

Finasterida

Alocare, Arahormo, Capikern, Celganol, Maxpil, Propecia, Proscar

Fluoxetina

Adofen, Luramon, Prozac, Reneuron

Furosemida

Seguril

Guanfacina

Intuniv

Haloperidol

Haloperidol

Hidralazina

Hydrapres

Hidroclorotiazida

Acediur, Acetensil, Actelsar, Aralter, Atacand, Atolme, Balzak, …

Hidromorfona

Edunix, Jurnista, Palladone

Hidroxicina

Atarax, Dolodens

Imipramina

Tofranil

Indometacina

Aliviosin, Artrinovo, Flogoter, Inacid, Indanilo, Reusin

Ketoconazol

Fungarest, Fungozeus, Ketoisdin, Pangungol

Labetalol

Trandate

Levodopa

Duodopa, Madopar, Sinemet, Stalevo

Lorazepam

Orfidal, Placinoral

Meclizina

Chiclida, Navicalm

Metildopa

Aldomet

Metoclopramida

Aeroflat, Antianorex, Primperam, Suxidina

Metoprolol

Beloken, Logimax, Lopresor

Nifedipino

Adalat, Nifepar

Nortriptilina

Norfenazin, Paxtibi, Tropargal

Oxazepam

Suxidina

Oxicodona

Taioma, Targin

Prazosina

Minipres

Prociclidina

Kemadren

Prometazina

Actithiol, Fenergan, Psicosoma

Propranolol

Hemangiol, Sumial

Pseudoefedrina

Aerinaze, Clarityne, Cortafriol, Disofrol, Larobeta, Narine

Ranitidina

Alquen, Ardoral, Leiracid, Ranitidina, Tanidina, Terposen, Zantac

Sertralina

Altisben, Aremis, Aserin, Besitran

Sumatriptan

Imigran

Tranilcipromina

Parnate

Triamtereno

Salidur

Trihexilfenidilo

Artane

Verapamilo

Manidon, Tarka

¿La disfunción eréctil es una parte normal del envejecimiento?

No. La disfunción eréctil no tiene por qué ser parte del proceso de envejecimiento. Si bien es cierto que los hombres mayores pueden necesitar más estimulación (como acariciar y tocar) para lograr una erección, todavía deberían ser capaces de obtener una erección y disfrutar del sexo.

La salud y la función sexual son importantes para determinar la calidad de vida de un hombre y a medida que los hombres envejecen, este tipo de trastornos son cada vez más evidentes lo que hace que se discutan ampliamente en los medios de comunicación y hombres de todas las edades estén buscando orientación en un esfuerzo por mejorar sus relaciones y experimentar vidas sexuales satisfactorias.

¿Cómo puedo ayudarme dietéticamente a evitar la disfunción eréctil?

Tener un estilo de vida saludable, dejar de fumar y beber alcohol con moderación ayudará. El ejercicio aeróbico regular y una dieta baja en grasas también reducirá los riesgos de aterosclerosis. Si tiene diabetes, asegúrese de que está debidamente controlada.

¿Cómo se trata la disfunción eréctil?

En la actualidad, prácticamente cualquier hombre que desee tener una erección puede conseguirlo, independientemente de la causa subyacente de su problema. Existen muchas opciones de tratamiento razonables. El primer paso es tomar el tiempo necesario para asumirlo, comprenderlo y descubrir la causa y los tratamientos disponibles.

Hay muchas formas diferentes de tratar la disfunción eréctil  si bien cada tipo de tratamiento tiene sus propias ventajas e inconvenientes. 

¿Los fármacos utilizados para la disfunción eréctil tienen efectos secundarios?

El efecto secundario más común de los fármacos para la disfunción eréctil es el dolor de cabeza, caída en la presión arterial, mareos transitorios y enrojecimiento facial (cara roja) así como indigestión, congestión nasal y algunos problemas visuales como visión borrosa, aumento de la sensibilidad a la luz, persistencia de un tinte azulado o pérdida temporal de la capacidad de distinguir entre azul y verde.

¿Se puede prevenir la disfunción eréctil?

Sí. Siempre que se reduzcan determinados factores de riesgo como controlar el peso, dejar de fumar, beber menos o no tomar alcohol, mantener los niveles de colesterol y la presión arterial bajo control y hacer más actividad física.

¿Para qué sirve Homo Erectus?

Homo Erectus ha demostrado mejorar la intimidad y la satisfacción sexual, mejorar los aspectos sexuales de la calidad de vida, así como la calidad de vida en general. Además, ayuda en la restauración del funcionamiento eréctil relajando los vasos sanguíneos del pene y permitiendo que la sangre fluya, lo que inevitablemente afectará profundamente su relación. También ayuda a normalizar los niveles de testosterona asociados a  un bajo deseo sexual.  No funciona a menos que también sea sexualmente estimulado.

Homo Erectus es el producto de elección particularmente en el caso de disfunción eréctil de causas psicológicas que realmente no pueden ser "curadas" con tratamientos convencionales, especialmente útil en conflictos emocionales con un compañero, en los que proporcionarle un fármaco que produce una erección no va a resolver ese conflicto y de hecho, incluso podría empeorarlo. Los hombres cuya disfunción eréctil tiene una causa física también puede haber perdido una gran cantidad de autoestima y confianza sexual que Homo Erectus podría ayudar a restaurar.